Las actividades Lúdicas Ecológicas como estrategias de aprendizaje en la edad temprana

índice

La escuela como institución ha sido estudiada desde diversas perspectivas. Una de ellas es la perspectiva social. En ese sentido, tiene encomendada una serie de tareas orientadas al plano personal y social del niño/a, tales como favorecer en su desarrollo personal, físico, intelectual, afectivo y relacional. Pretendiendo integrar a la persona en la comunidad como un miembro activo, crítico y participativo.

La actividad lúdica propicia el desarrollo de las aptitudes, las relaciones y el sentido del humor en las personas. Para lograrlo es necesario que las actividades planificadas a través de los proyectos investigativos de aprendizaje por el docente estén orientadas a utilizar los conocimientos previos que trae el alumno, como producto de su experiencia y de acuerdo a su contexto social, con ayuda de los recursos y/o estrategias metodológicas que el docente facilite, como mediador de los aprendizajes. Según Jiménez (2002):

La lúdica es más bien una condición, una predisposición del ser frente a la vida, frente a la cotidianidad. Es una forma de estar en la vida y de relacionarse con ella en esos espacios cotidianos en que se produce disfrute, goce, acompañado de la distensión que producen actividades simbólicas e imaginarias con el juego. La gracia, el sentido del humor, el arte y otra serie de actividades (sexo, baile, amor, afecto), que se produce cuando interactuamos con otros, sin más recompensa que la gratitud que producen dichos eventos. (p. 42)

 Se proyecta como una dimensión del desarrollo del ser humano y puede ser una herramienta útil para desarrollar el aprendizaje, con actividades libres; es por ello que lo relacionamos con lo ecológico, que expresen y sientan emociones, goce, sentimientos, acompañados de tensiones y alegrías, etc.

Para efectos de tal apreciación, es interesante destacar la importancia que tienen los juegos en el campo educativo; se puede asegurar que el uso del juego como estrategia para el aprendizaje significativo es de vital provecho, ya que a parte de la recreación es posible integrar diversas áreas del conocimiento junto con la agilidad mental, la integración grupal, la competencia etc., los cuales constituyen un puente entre el salón de clases y el mundo vital tal como se les presenta.

En ese sentido el docente de educación inicial debe desarrollar las actividades lúdicas ecológicas como estrategias educativas respondiendo satisfactoriamente a la formación integral del niño y la niña.

recreativas

En la vida diaria se aprecia en los niños/as de edad escolar, muestran interés en realizar actividades fuera del aula y con diferentes estrategias, para desarrollar actividades en contacto con el ambiente natural y social, que consoliden los alumnos que son un elemento más de la naturaleza y toda acción favorable o no hacia el ambiente, influye posteriormente en su ambiente natural más cercano. Para ello, se necesita un docente como lo plantea Simón Rodríguez (citado en Pulido, Batista y Álvarez,s.f) “Como los principios están en las cosas, con cosas se enseña a pensar”…aplicando este pensamiento… “Como los principios están en el ambiente, es con el ambiente que se enseña a pensar, pero sistemáticamente jugando, disfrutando, recreando, sintiendo…” (p. 8).